Las marcas como representantes de valores

El hecho de que las marcas logren apoderarse de valores que suponíamos universales, representa un verdadero riesgo para la cultura y la sociedad.

Actualmente, las marcas tienen mucho peso e influencia en la sociedad. Aunque se trata de un hecho de público conocimiento, no suele existir una plena conciencia del verdadero poder que las marcas pueden ejercer. Y cuando existe, se le suele atribuir a la capacidad de las empresas para ofrecer respuestas satisfactorias a los compradores, y a su gran poder de comunicación.

A mi entender, hay un aspecto muy importante que representa el mayor logro de las marcas y probablemente el mayor peligro para una sociedad que se reivindica crítica y culta: su capacidad de erigirse como representantes de valores humanos. Una vez alcanzada esa capacidad ―en muchos casos lograda tras años de trabajo, gestión y comunicación coherentes―, una vez que la sociedad reconoce a determinada marca como representante de determinados valores, le otorga poder y responsabilidad.

Todos asociamos a Chanel con lujo y a Audi con calidad. Y, a falta de otros referentes, asociamos esos valores a las propias marcas, que se convierten en representantes del lujo y de la calidad. Cuanto más importante es la marca y más compromiso haya logrado con un valor, mayor será su credibilidad y poder para que asociemos con ella esos valores, subjetivos, variables y cada vez más globales. Al lograr esas asociaciones, consiguen nuestra aprobación. Y esta aprobación no sólo significa consumir sus productos, sino también que aceptemos su discurso como modelo del valor que representan.

Me explicaré. Asociamos a Chanel con lujo, a Audi con calidad, a Nike con deportividad, a Vitra con diseño (sic) o Women’secret con feminidad. Una vez aceptado esto, difícilmente estaremos en condiciones de cuestionar las acciones de estas marcas con neutralidad, es decir, sin asociarlas con lujo, calidad, deportividad, diseño o feminidad. De esta forma, un nuevo producto de Chanel representará al lujo más allá de cualquier análisis riguroso que podamos hacer de sus cualidades, sólo y fundamentalmente, porque es de Chanel. La veteranía de estas marcas, su alto nivel de implantación, y un largo trabajo para posicionarse como sinónimos de esos valores, hoy les permite adueñárselos.

Así pues, llega un momento en el que, tras años de insistencia, la marca logra posicionarse consiguiendo que, si queremos ser modernos, alternativos, exquisitos o refinados, nos convirtamos en consumidores de determinadas marcas que representan esos valores y que son la forma más eficaz de apoderarnos de los valores deseados. Si queremos ser buenos deportistas compraremos productos Nike, si buscamos la exclusividad, optaremos por Bang & Olufsen y si somos jóvenes modernos y alternativos, gozaremos con los nuevos gadgets de Apple.

Llegada esta fase, ¿Hasta qué punto seremos capaces de entender determinados valores sin contar con el peso de las marcas? ¿Qué nos puede parecer lujoso, deportivo, moderno o femenino, sin redimir a los valores distintivos a los que asociamos a las marcas?

Un éxito pues, para aquellas marcas que han sido capaces de posicionarse de forma clara y han conseguido la fidelización del usuario, no sólo en la adquisición de sus productos, sino en la percepción de sus valores. No siempre pensaremos en hacer deporte, pero cuando llegue el momento, ¿nos será más fácil identificar deporte con Nike que con esfuerzo?

Y un fracaso colectivo, cuando consideremos moderno, alternativo, femenino o juvenil a determinados productos porque asociemos esos valores a la marca y no a un análisis independiente del producto que nos ofrece.

El poder de las marcas por controlar el funcionamiento de las sociedades ha empezado y va a más. Nuestra capacidad de resistencia es limitada y todo apunta a que los nuevos ideólogos del siglo XXI lleven nombre de calzado deportivo, comida rápida y gadgets informáticos

 

Branding, Blogging y RR.PP

Resumen: Los blogs suponen una nueva forma de conversar, un nuevo espacio donde cualquier persona puede convertirse en el mejor prescriptor de nuestra marca. Y las empresas que están tratando de entrar en este nuevo espacio se han dado cuenta de la dificultad de poner en práctica las estrategias tradicionales de relaciones públicas. La sinceridad y la transparencia son el mejor arma.

Las nuevas formas de conversación creadas por la blogosfera convierten los mercados en espacios de comunicación imposibles de controlar por las marcas, que en muchos casos ven sus productos cargados de valores y atributos que nunca quisieron darles.

Que una marca cobre vida propia y se vaya llenando de significado es una parte natural en el proceso de su creación. Lo nuevo es que la blogosfera aumenta la velocidad de propagación y el número de emisores de información, lo que incrementa el ruido y convierte la conversación en totalmente incontrolable.

En los mercados tradicionales los profesionales del marketing y la comunicación siempre han tenido fórmulas para influir de una forma directa. Se pueden corregir efectos no deseados mediante acciones de RR.PP, campañas de publicidad, etc. Sin embargo eso deja de ser suficiente en un mercado influido por la blogosfera.

Es cierto que aún estamos ante un fenómeno de influencia limitada, pero precisamente por eso es un buen momento para que los profesionales de las Relaciones Públicas y la Publicidad empiecen a entender que conversar con la blogosfera de una forma abierta va a ser parte de su trabajo en un plazo muy breve.
¿Cuáles son las razones de este cambio? La termodinámica

No es casual que la Teoría de la Información y el campo de conocimiento englobado dentro de lo que se conoce como �??teoría del caos�?� estén íntimamente ligados por la termodinámica.
Cualquier sistema de información abierto es teóricamente complejo y lleno de incertidumbres, y es por tanto caótico. Sin embargo hasta ahora no existían condiciones técnicas para que un sistema de información se convirtiera en una conversación de muchos a muchos que permitiera experimentar realmente su comportamiento dinámico.

Exceptuando Internet todos los medios de comunicación presentan limitaciones que convierten los sistemas en los que actúan en más o menos predecibles y por tanto manipulables.

Es precisamente su predictibilidad lo que los convierte en herramientas tan idóneas para la comunicación persuasiva. El comunicador tiene la esperanza de que sus mensajes sean acogidos de una determinada forma y esto solo puede esperarse en sistemas cuyo comportamiento creemos poder predecir.

Los medios que conocemos difícilmente crean sistemas realmente dinámicos porque por un lado la comunicación masiva inmediata (tv, radio) o diferida (medios impresos) requiere infraestructuras que limitan su titularidad y la convierten en prácticamente unidireccional. Mientras que la comunicación individual (teléfono, correo) es esencialmente secuencial y está constreñida a círculos muy cercanos al emisor.

La llegada de Internet y más concretamente el fenómeno blog y la sindicación de contenidos vía RSS ponen las bases para crear un sistema de información impredecible. Se establecen conversaciones entre fuentes de información que se caracterizan por ser:

�?� Inmediatas: El proceso de producción de la información es mínimo y su difusión también, lo que permite una experiencia de conversación real.

�?� Masivas/colectivas: Aunque no puede considerarse un blog aislado como un medio masivo, su carácter viral y su papel como fuente de información para medios tradicionales crean una cierta capacidad de comunicación a masas.

�?� Multidireccionales: La conversación se produce entre múltiples emisores y receptores que van intercambiando su papel.

Estas características convierten el nuevo contexto en un sistema definido por atractores extraños que generan comportamientos que solo podemos predecir a muy corto plazo o que no podemos predecir en absoluto. Las marcas que entran en esta dinámica se convierten en objetos ajenos a sus promotores y que son tratados en público de forma completamente arbitraria por los participantes en la conversación.

No estamos hablando de casos extremos como ocurre en Estados Unidos, donde se están produciendo denuncias por difamación, hablamos de opiniones totalmente razonables que pueden poner al descubierto nuestras deficiencias.

Afortunadamente aún estamos ante un medio joven, ingenuo y con ideales, donde resulta difícil comprar voluntades u opiniones.
¿Cómo debe una empresa enfrentarse a esto?

En mi opinión la única estrategia correcta es no enfrentarse. No debemos acercarnos a este fenómeno con los esquemas tradicionales. No es posible controlar el mensaje, eso habrá que dejarlo para otros medios. En la blogosfera lo que debemos hacer es convertirnos en uno de los atractores que influyen la dinámica del sistema. Es imprescindible que la conversación no se produzca a espaldas de la marca, esta debe participar.

Pero antes de participar debemos asumir 3 cosas:

1. Que somos feos
2. Que alguien nos lo va a decir
3. Que estamos encantados de escucharlo porque eso nos ayuda a ser mejores

No se trata de que toda la empresa lo asuma, eso es tarea titánica, sino de que los portavoces de la compañía lo comprendan.

Eso me lleva el punto fundamental de la portavocía. Convertirse en un atractor implica actuar desde dentro, ponerse al mismo nivel que los demás y actuar bajo las normas tácitas que vayan rigiendo la conversación en cada momento. Por eso siempre funcionará mejor la voz real de la empresa. Los discursos preestablecidos, parciales o acartonados no conseguirán su objetivo. Hablar a través de terceros, como pueden ser agencias de Relaciones Públicas, es romper las reglas del juego. Es como decirle a alguien que llame a tu secretaria/o. Es contrario al espíritu mismo de la conversación.

Es evidente que la blogosfera es el campo de las Relaciones Públicas pero de unas relaciones públicas muy especiales.

Se trata de hablar todo lo francamente que una empresa puede hacerlo sobre los temas que sean de interés para la comunidad. La transparencia va a ser un valor fundamental.

En un mundo ideal esta dinámica podría llevar a las compañías a mejorar internamente ya que van a ser expuestas al público. Para mi esa es una apuesta ganadora, pero en el mundo real lo más probable es que las empresas se limiten a poner en la conversación a buenos comunicadores.

En cierto modo es un paso más en la exposición de las empresas. Internet ha traído la exposición de los sistemas informáticos. Pensemos en los bancos: es el usuario el que accede directamente al corazón del sistema. Para que esto sea posible ha tenido que entrar la luz en más de un sótano. Los blogs son en un cierto sentido lo mismo, permiten acceder al corazón de las compañías, por eso cuanto mas bellos seamos por dentro, más orgullosos estaremos de enseñarnos y mejor participaremos en estas nuevas dinámicas.

En definitiva, no se puede intervenir bajo las premisas de las Relaciones Públicas convencionales, no es una partida de ajedrez donde juega la estrategia. Una vez que hemos decidido intervenir en la blogosfera:

1. Tenemos muy poca idea de quienes van a ser nuestros interlocutores.

2. No podemos dejar de hablar con ellos.

3. No sabemos de qué tendremos que hablar con ellos.

Y esto hace que tengamos que estar muy atentos para potenciar los aspectos positivos de la conversación y para razonar los negativos.
¿Es esto aplicable a todo tipo de marcas?

Actualmente los temas de conversación están muy centrados en tecnología y servicios web por lo que es en estos sectores donde se produce un mayor impacto. Sectores como el del viaje, la música, la literatura, deberían explotar en breve porque existe masa de blogueros y se están creando los atractores necesarios para que la dinámica adquiera relevancia. No obstante la corriente en Estados Unidos es que cada vez más jóvenes editen y lean blogs y que por tanto vayan incorporándose otras áreas de interés.

En España es aún muy pronto incluso para los sectores más tecnológicos pero empieza a ser importante su uso.

Fon ha montado toda su estrategia de marketing en torno a la blogosfera. Martin Varsavsky ha llevado hasta el extremo su adopción del nuevo medio llegando incluso a excederse en su transparencia comunicando al mercado noticias sin contrastar. Pero la solución que ha propuesto ha sido la franqueza y la transparencia, las reglas que se aceptan en este juego.

Yo acabo de vivir cómo Noxtrum, un producto lanzado al mercado en versión beta, ha sido analizado y diseccionado en numerosos blogs y cómo, sin haber realizado ninguna acción de comunicación, la marca se ha ido llenando de atributos otorgados por la propia comunidad.
Desde que leo Gizmodo en español, Samsung y sus ‘robots asesinos’ no son lo mismo para mí.
Conclusiones. El tao de la blogosfera

Estamos viendo un nuevo fenómeno aparecer, las empresas que quieran entenderlo están a tiempo de empezar a probar cómo participar.

La falta de estrategias, el discurso sincero y la escucha amable son probablemente las 3 armas más potentes para convertirse en un atractor del sistema.

Aunque me quede un cierre místico, si tuviera que dar un consejo a quien quiera entrar en esta aventura, sería el de fluir en la conversación, entrar en el tao de la blogosfera.

Branding. 4 reglas.

Resumen: Difusión Vs. Complejidad, Potencial Vs. Limitaciones, Rigidez Vs Flexibilidad e In House Vs. Outsourcing. 4 reglas sencillas para crear nuestra marca.
1. Difusión Vs. Complejidad gráfica.

Por lo general marcas que van a tener una gran difusión en medios, deben tender a simplificar sus elementos.
Marcas con poca difusión pueden generar formas más complejas.

Esta regla se basa en la idea de no agotar al consumidor.
Si el consumidor se ve bombardeado por una marca compleja de forma constante, se produce un agotamiento que deteriora la marca.

Ejemplo malo: Movistar.
La marca movistar es una forma compleja de la que se abusa en los medios. Al final la marca se convierte en un bloque sin vida, repetido hasta la saciedad. La marca de Movistar debería ser gestionada con algo más de cautela.

Ejemplo bueno: BBVA.
BBVA es una marca azul, de un banco gigante. Podría ser una marca muerta, pero la sobriedad con la que es tratada la salva de quemarse. No habría nada peor que una marca tipo BBVA queriendo ser tu colega (pues eso es un poco lo que le pasa a Movistar).

La complejidad gráfica no solo hace referencia a que el símbolo sea complejo. Podemos trabajar con un símbolo sencillo, legible, etc… pero dotarle de elementos complejos para los faldones, tarjetas, literatura, etc…
2. Potencial Vs. Limitaciones.

Las limitaciones de una marca deben no figurar en la marca. Debemos poner el acento en el potencial.

Este aspecto está muy descuidado en muchas empresas que acuden a “limitaciones” a la hora de designar su marca.

El caso más común es el de la denominaciones de origen que ponen todo el esfuerzo en la región descuidando aspectos potenciales de los productos como el sabor, calidad, origen, autenticidad, etc…

Las marcas de los productos, servicios, deben ser creados atendiendo al potencial real de los mismos. Si el producto es de producción artesanal, o las materias primas son de valor, o se pone especial atención a la atención personal, debemos olvidar “limitaciones” geográficas (o de cualquier otro tipo) y poner el acento en lo que nos puede diferenciar. La localización no nos diferencia de otras localizaciones ya que es, por lo general, un aspecto ajeno al consumidor y requiere de un conocimiento detallado de las circunstancias particulares de la región.
3. Rigidez Vs. Flexibilidad

A la hora de crear una marca se pueden generar reglas extrictas sobre todos los aspectos de la marca creando enormes manuales y guías que cubren todos los aspectos de uso de la marca.

O se pueden crear reglas sencillas que aseguren unos mínimos sobre la integridad de la marca dejando el resto de los elementos al criterio de los colaboradores del proyecto.

Por lo general, un sistema rígido es bueno para:
– Empresas en las que el equipo de branding no intervienen en el equipo de desarrollo o implementación.
– Empresas pequeñas sin recursos. Es mejor tener algo consistente que algo que pueda sufrir mutaciones no controlables.
– Grandes corporaciones. Simple es mejor. Lo contrario suele llevar al caos.
– Arquitecturas de marca monolíticas.

Un sistema flexible es bueno para:
– Empresas que mantienen al equipo creador de la marca como el equipo desarrollador de la marca.
– Empresas con una arquitectura de marca de “producto”. Danone por ejemplo.

Los sistemas flexibles son complejos de desarrollar si el equipo de branding de la empresa no es un equipo con mucha experiencia en el desarrollo de identidades, proceso creativo, producción, etc.

Los sistemas rígidos pueden ser ilusionantes y no convertirse en “obstaculos” para los colaboradores en el proyecto, si se consigue transmitir con claridad los espacios creativos que el sistema ofrece más que hacer énfasis en las limitaciones creativas del sistema (exhibir el potencial y no las limitaciones).
4. In House Vs. Outsourcing

Los únicos casos dónde el “In House” es recomendable es en aquellos en los que la estructura corporativa está claramente definida la estrategia de marca.

Por lo general esto equivale a que junto al Presidente de la compañía exista un líder de “Corporate Communications” claro, visible y con autoridad para llevar este aspecto de la empresa con firmeza.

Si la empresa no tiene en su estructura esta figura, la marca se suele diluir entre departamentos pudiendo acabar en un sistema donde cada división crea su interpretación de la marca acabando con cualquier tipo de consistencia, armonía, unión, claridad, mensajes…

Si esta figura no existe, lo mejor es sacar fuera la gestión de la marca y que una empresa externa lleve las riendas. Esta empresa puede ser una agencia de identidad, una agencia de publicidad, un estudio de diseño, etc…

Las ventajas del In House son claras frente al Outsorcing ya que la cultura corporativa se puede retroalimentar año a año, las necesidades se pueden comunicar de forma más clara, se puede crecer de forma orgánica, etc…

El Outsorcing es bueno si la empresa no tiene en su marca un claro potencial y es más económico (por tiempo, dinero, etc…) sacarlo fuera que crearlo dentro.

Branding, el caso de los 118

Resumen: Los servicios telefónicos 118 son un caso de branding que merece la pena ser analizado. Todos los operadores básicamente dan el mismo servicio. Entonces, ¿dónde está la diferencia? Hasta ahora parece que el esfuerzo se ha concetrado en que el consumidor recuerde el 11, 22, 24, etc… ¿Merece la pena el esfuerzo?
Los números no mienten

Los servicios de 118 están basados en crear marcas en torno al número e instalarse en la cabeza del consumidor sea como sea. Esta estrategía parece funcionar perfectamente ya que TPI presenta unos números espectaculares. Cuota del mercado de casi el 50% y una facturación que ronda los 50 millones de euros (agrupando los diferntes números operados). La clave, Branding y publicidad.
Branding, branding, branding…

Estos operadores se han lanzado en campañas de diferente impacto intentando construir sus marcas. Unas basadas en muñecos, otras basadas en personajes, otras basadas en… pero basicamente ofreciendo el mismo producto. Sin saber muy bien el precio, condiciones, etc…

La estrategia, quizás pactada, parece ser la de no romper el mercado y ver quien se hace con un trozo más grande de la tarta.
Producto, producto, producto…

Quizás ninguno de estos operadores se ha molestado especialmente en crear un producto que pudiera diferenciarse del resto.

Algunos ofrecen extras del estilo “si no encontramos tu número lo buscamos…” si no lo encuentras, ¿por qué no buscas en la lista b desde el principio?… un poco raro… suena a que tienen una lista buena pero que solo la sacamos si la lista mala nos casca.

De este hecho no se libran ni TPI. La excelencia en el tema de los directorios españoles parece haber entrado en el juego de la promoción “divertida” y se ha olvidado de crear un producto interesante, claro, relevante.
El branding puede ayudar a mejorar, definir un producto

El branding se puede llevar a cabo cuando el producto está claro. El branding puede afilar el lapicero, pero el lapicero debe existir.

No se puede pensar que el branding va a crear el producto de la nada o que el branding va a suplir las carencias de un producto.

El tema es que muchas veces el mercado no necesita ese producto mejorado. Muchas veces el mercado con un producto básico cubre sus necesidades y el branding y la publicidad se ocupan de hacerlo visible.

El uso de los 118 tiene 2 publicos claros:
1. Es un caso de necesidad. “Necesito encontrar ese número ahora”. “Estoy en la calle y necesito el número del restaurante al que voy a ir…”.

2. Gente que le da igual llamar que buscar. Si a un empleado a de una empresa le dicen que busque un teléfono y le da igual llamar que buscar, ¿qué crees que hará? Llamar. Te ahorras el problema. Lo hacen por ti. Y a quien le importa si paga la empresa.

Estas circunstancias hacen que el producto es bueno tal y como es. Quizás se pueda mejorar, pero el principal mercado, el que está dispuesto a pagar un premium, no lo necesita y por tanto la estrategía del branding y campañas sigue viento en popa.

Quizás el día que google esté instalado en los móviles de la misma forma que se ha instalado en internet la cosa cambie, pero hasta entonces… viva el branding.

Una charla sobre branding para pymes

El Branding es clave para cualquier empresa. Hay 3 factores clave.
Ser real
Tener una historia
Ser diferente

Estos 3 factores se desarrollan de la siguiente manera.
Ser Real o “Mona se queda”

Las grandes marcas suelen compartir dos cosas. Han permanecido en el tiempo y han desarrollado grandes productos. Polaroid, Coca Cola, BMW…

Tu producto, tu sevicio, tú, tu promesa ha de ser real. El Branding no crea nada. El Branding potencia. Si tu idea, producto, servicio es bueno, el branding lo pondrá en órbita. Si tu producto es regular, mejor invierte en mejorar el producto.
Tener una historia

Si eres real, verdadero, busca tu historia.
Hay miles de historias que sirven para crear una marca.

“Mes que un club”. Esa frase resumen la historia del Fútbol Club Barcelona. Esa frase resumen ideas, historias, pasiones y las proyectan… Esa historia además viene apoyada por una realidad deportiva y social que sustentan la promesa.

Busca la historia que te define y que es verdadera. Busca la historia que se pueda trasmitir. Busca la historia que te hace diferente. No pasa nada si la historía no es 100% precisa. Mejor simplificar un poco la historia y hacerla más accesible. Para que la historia sea contagiosa, añade detalles, busca protagonistas, busca comparaciones interesantes, cuestiones de escala… Pero por encima de todo, haz tu historia concreta, tangible.

Una buena manera de empezar a buscar nuestra historia es empezar por la parte cuantitativa. Cuanto vendes? Cuanta gente trabaja para ti? Cuanto viajas al año? Cuantos paises visitas?… Busca esos datos y busca algún patrón.

Por otro lado, puedes buscar personajes. Busca tu historia personal, busca la historia de tus socios… todo el mundo tiene algo interesante que contar. Construye tu historía.
Ser diferente

Ser diferente es lo más importante en un mundo de iguales.
Si todos hacen “X” tu haz “Y”.
Nunca se ha tratado de ser el mejor. Se trata de ser único.
Y con esto ¿qué hago?

Un diseñador, diseñará una gran marca si tiene un buen cliente.
Ese buen cliente será aquel que enamore al diseñador con su historia, con su diferencia, con su realidad.

Si el cliente enamora al diseñador más alla del trato profesional, este diseñador será capaz de encontrar esas energías extras que hacen que un diseño sea, además de profesional, brillante.

Branding. Orgullo de pertenencia

Resumen: EL orgullo de pertenencia es uno de tantos factores que maneja el branding. A través de diferentes acciones relacionadas con el desarrollo de la marca, una empresa puede mejorar su percepción de cara a los empleados y candidatos. Mejorar el orgullo de pertenencia a la marca y a la empresa, ayuda a captar mejores profesionales, que los mejores profesionales tengan interés por tu empresa y que por tanto puedas tener fuerza a la hora de negociar.

Este mes de Julio de 2007 el gobierno español desveló las cifra de paro más bajas de la historia. El paro en España llegó a estar por debajo de 8%.

Esta cifra pone a España cerca del pleno empleo (el pleno empleo es cuando la tasa de paro está en el 5% o menos).

Con estos datos de paro y comentarios de la gente que se dedica a temas de empleo, el comentario general es “no encuentro a nadie”. Una parte importante de esto tiene que ver con la forma de escribir las ofertas de empleo.
Como encuentras a gente

Tus empleados, directivos, deben ser los primeros prescriptores de tu empresa. Es decir, tus empleados, son los que deben invitar a otros empleados a unirse a tu empresa.

El boca a boca, el “están buscando a alguien con tu perfil”, “tu lo harías bien en este puesto”, son estrategias clave.

Esta estrategia de captación de talento, pasa por tener a tus empleados contentos y orgullosos de pertenecer a la empresa en la que están.
Tu crees que tus empleados recomendarían a sus amigos a unirse a la empresa

Si crees que no, ya sabes la respuesta.
Si crees que si, incentiva esta acción.

Haz que tus empleados difundan la marca, hablen con gente, “oye, tu no conoces a alguien que pueda…”. Estas acciones pueden llegar a que empleados clave participen en foros, conferencias, charlas, debates, blogosfera, etc… donde potenciales candidatos pueden aparecer y ser detectados.

Evidentemente este tipo de compromiso con la empresa, el dar la cara por la empresa, requiere de un mínimo orgullo de pertenencia y compromiso. Si no existe este sentimiento, los empleados no participarán en foros, debates, charlas… Y una empresa oscura, desconocida, ajena, que no comunica, es más complicada mostrarse atractiva a los potenciales candidatos ante una oferta anónima en un tablón de anuncios.
Evangalistas de tu propia empresa

El orgullo de pertenencia empieza por los dueños de la empresa. Los dueños de la empresa deben ser evangilstas de su propia marca, productos, servicios.

Deben ser capaces de transmitir a los empleados entusiasmos, claridad, cercania, transparencia.

Muchos empresarios este tipo de acciones las ven ajenas a su labor. Si es tu caso, sencillamente busca a alguien dentro de tu grupo de confianza que se ocupe de esto.

Tiene que ser una persona a la que le guste comunicar. Que sepa festejar las victorias y que sepa comunicar las derrotas de una forma constructiva. Tiene que ser alguien que haga equipo y que sepa inculcar orgulllo a su gente.
Y todo esto, ¿realmente sirve para algo?

Un bar con camareros mediocres es un bar mediocre por muy buena que esté la tortilla.

En las empresas en las que existe un servicio, es fundamental tener a los mejores profesionales.
Tu empresa será mejor cuanto mejor equipo humano tengas.
No hay “producto” que vender. Tu vendes lo que tu gente hace. Si tu gente es buena, vendes un buen servicio. Si tu gente es mediocre, vendes un servicio mediocre.

En este tipo de empresas, es esencial tener a los mejores.
Los mejores se van a las mejores empresas y las mejores empresas captan a los mejores.

Si tu empresa no es la mejor, no es conocida, no tiene una “marca” deseable, los mejores tendrán mucha dudas a la hora de unirse a tu equipo.

Si tu empresa es la mejo y lo comunica, los mejores estarán llamando a tu puerta y te será fácil encontrarlos, seleccionarlos y ofrecerles condiciones adecuadas para las dos partes.

La empresa y su identidad

Desde kudabur, nos cita este post. El cuals e vive a diario en las empresas.

“Cuando ingresamos a un nuevo grupo social o conocemos a alguien, para presentarnos lo primero que decimos es nuestro nombre, muchas veces incluso hasta nuestro apellido, extendiendo la mano o dando un beso en la mejilla (según el contexto). Y dependerá de la firmeza, estilo y convicción de nuestras palabras, que nos posicionaremos en uno u otro lugar frente a nuestros interlocutores.

Ahora bien, analicemos esta situación en el ámbito empresarial… ¿será importante el nombre elegido para nuestra empresa y cómo lo presentamos ante nuestros clientes? La respuesta sin ninguna duda, es sí.

Muchos pensarán que la inversión que puede acarrear este tipo de estrategias de comunicación no es económica pero -en realidad- si pensamos en la importancia que tiene plantarse sólidamente en los negocios, comprenderán que se debe hacer. Igualmente, tampoco se requiere de grandes sumas.

Ofrecer al mercado productos y servicios con calidad nos favorece para las ventas pero el camino se hace aún más viable, si se cuenta con una empresa con identidad.

¡A chequear el nombre!
Para que el desembolso en comunicación sea efectivo, el primer paso -antes de cualquier acción- es inscribir el nombre de la empresa en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, sito en Av. Paseo Colón 717 (en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

En este lugar, se les informará si ya existe una empresa con el nombre elegido o no, dentro del rubro donde se desempeñan. Es decir, actualmente, pueden convivir dos empresas con el mismo nombre en distintos segmentos del mercado, por ejemplo, una en el sector informático y otra en el textil pero NO en el mismo rubro.

Posteriormente…
Una vez que se inscribe y se aprueba en este organismo el nombre, debemos trabajar en la identidad de marca de la empresa. Es fundamental contar con un buen isologotipo, que posicione en el lugar deseado a la compañía, con una papelería alineada (es decir, hojas, sobres y tarjetas personales que tengan impreso nuestro logo).

También, es aconsejable diseñar una carpeta de presentación que, desde una perspectiva institucional, nos posicione frente a los potenciales clientes. Esta será una herramienta sumamente útil para el sector comercial.

Obviamente, hay otras piezas que pueden ser valiosas y que colaboran con la gente de ventas, como son los folletos, página Web, newsletters. Lo fundamental es que cualquiera de estas acciones, se realicen “alineadas” a la estrategia de comunicación previamente planificada. Es fundamental, que mantengan tanto el estilo de diseño como el tono de la comunicación y aquellos contenidos que posicionen a la empresa en el lugar previamente estipulado.”